Categories
En mi mundo

Soy un hombre «bonita» y «hermosa»

Nunca me he considerado un hombre con muchas cualidades, siempre he navegado en la línea de lo común y promedio, pero eso ha cambiado, porque ahora soy “bonita” y “hermosa”.

Cuando ella se refiere a mí con eso ojos brillantes e inquietos, con esa sonrisa increíble que me vuelve tan zurumbático que soy incapaz de formular versos complejos para describir su belleza, inteligencia y su increíble humanidad y debo disponer de mi única artillería verbal y le suelto a quema ropa “¡qué bonita eres!” o “¡eres muy hermosa!” con la esperanza de que pueda adentrar en esa pequeña cabeza y grabarle un bello recuerdo.

Ella que es increíblemente inteligente – agradecido porque su capacidad neuronal no fue impregnada por mí, sino por su madre – ha notado la increíble ausencia de intelecto en mi humanidad y se completamente, que ya sabe que soy un mangurrián entero, me lanza una inmensa sonrisa crapulosa, mientras me abraza con tanta intensidad que puedo escuchar mi fragilidad arraigada desquebrajarse en sus pequeños pero firmes brazos.

Mientras me quedo sin aliento por tan osado acto de afecto, al estar oliendo su perfecto y enredado cabello, siendo aterrado por inmensos temores de perderle, ella conjuga oraciones del corazón que ya han sido filtradas y resumidas para que una mente sencilla y torpe como la mía pueda entender:

– Papi, ¡eres bonita!, papi ¡hermosa!

Desearía un pecho más grande, tener más espacio ahí adentro, para que mi corazón desdichado no sea inhibido mientras de manera presumida y arrogante se expande tanto que siento que el muy fantoche disfruta el privarme del aliento. Yo con la poca fuerza que ella me ha dejado solo puedo responder de forma primitiva y mecánica:

– No cielo mío, ¡tú eres bonita¡, ¡tú eres mi hermosa!

www.cerotec.net
www.cerotec.net

Categories
Libros y lecturas

La tregua – novela de Mario Benedetti

Tengo muy poco tiempo explorando el mundo de la lectura literaria, comencé apenas el año pasado (2019) fue un persona extremadamente adorada por mi quien eligió este libro para mi, hasta este pequeño instante en el tiempo es parte de mis 5 libros favoritos – no es mi favorito, tengo uno, pero hoy no quiero hablar de el – y fue el primer libro de Don Mario Benedetti que yo leí.

Confieso sin temor a ser apedreado que la escritura de Mario Benedetti aun me resulta difícil, sobre todo por su vocabulario Uruguayo, pero este libro logro retenerme durante horas y en ocasiones pude sentir el sufrir de Martín Santomé – personaje principal del libro – y también pude apreciar el inmenso amor que sentía por Laura Avellaneda (la des-nalgada en palabras de Martín).

En esta novela puedes leer y entender el pensamiento y las emociones de quien perdió a su pareja muy tempranamente, lo que es ser un padre soltero ausente por el trabajo, sobre el gran abismo que puede existir entre los hijos y sus padres, pero sobre todo y lo mas explicito en el libro, encontrar el amor cuando se esta llegando al medio siglo de vida.

El libro tiene mas tragedia que romance (alerta spoiler) – Martín nunca deja de sufrir y siente morir en repetidas ocasiones – pero debes leerlo para que puedas comprender lo que trato de explicar. Yo pude conocer Montevideo – muy brevemente – pero durante mi corta estancia y mientras caminaba por esas calles con edificios demasiado viejos y descuidados, pensaba en Martín y en Alicia, y aunque no fue bastante tiempo trate de entender la cultura de los Uruguayos y pude tomarme mas de un «cortado» como lo hacia Martín, como lo hacia Benedetti.

Ahora tengo una pequeña lista de escritores favoritos – jamas pensé poder decir esto y es gratificante – y Benedetti esta en esta pequeña pero no menos exclusiva lista.

Fotografía tomada por mi en Montevideo, Uruguay

Así estaban la mayoría de los edificios, con ese color blanquizco que hace parecer todas las calles iguales, camine por casi 4 horas y no puedo recordar algún tipo de color vivaz impregnado (lo hubiera fotografiado) en alguna fachada, la monotonía de los colores solo era remplazada por la fuerte demostración cultural que tapizaba las calles y las aceras.

Fotografía tomada por mi del centro histórico de Montevideo, Uruguay.

¿Recuerdas la frase «se lo paso por el arco del triunfo»? bien tal vez se refería a este «arco del triunfo Uruguayo», lo atravesé muchas veces mientras recorría todo el lugar en busca de presentes de esa ciudad, durante mi campaña de compra de suvenires estuve muy tentado a adquirir estuches para proteger «mi yerba» – así es, leíste bien, en Uruguay la yerba es totalmente legal – no por que sea consumista sino por que casi toda esa ciudad esta inundada con accesorios para este habito.

Fotografía tomada por mi viendo el Rio de Plata desde Montevideo, Uruguay

Atravesé el Rio de Plata en un ferry, la experiencia fue tan grande que no puedo describirla en este momento, esas emociones deben tener su propia publicación, solo te contare ahora, que en verdad, y de manera muy infantil lo digo, es de Plata.

Fin de la publicación.

www.cerotec.net
www.cerotec.net